Ir al contenido principal

YUYACHKANI APASIONADO


Texto: José Vadillo Vila
Fotos: Oscar Farje (diario El Peruano).


La alfombra cruza el escenario como una cicatriz escarlata, en diagonal. Una mujer toca un piano vertical, en cuyo lomo hay una botella de pisco y una copa. Esa suave melodía de cabaré es la música de fondo. Otra actriz calienta la voz y saluda con una sonrisa a uno y otro espectador que cruza por la alfombra rumbo a su butaca.

El escenario se imagina celeste, como un cinema antiguo, de los que el tiempo convirtió en templos evangélicos o centros comerciales. Un écran reproduce imágenes de diversos holocaustos, dictaduras, rostros de terror... Al escenario llegan más actores, hasta cerrar los siete Yuyachkani. Hablo de Augusto Casafranca, Amiel Cayo, Ana y Débora Correa, Rebeca y Teresa Ralli y Julián Vargas. Mueven sillas, afinan voces e instrumentos. Entonces la función empieza con un canto a capella.

* * *
En El último ensayo, los Yuyas resumen la filosofía que les ha mantenido unidos por más de 41 años, siempre críticos y trabajando el tema de la diversidad."

 El último ensayo (2008) es una ficticia mirada al ombligo. Los siete actores exploran las relaciones del poder en el interior de un grupo teatral mientras ultiman detalles del homenaje que realizarán a una diva antediluviana que retorna al Perú después de haber cosechado éxitos con su voz prodigiosa y la leyenda de ser descendiente de los incas.

Para esta obra, los Yuyachkani, cuyo nombre en quechua significa "estoy pensando, estoy recordando", se inspiraron en la imagen de la cantante de coloratura Yma Sumac (1922-2008). Dos años antes de fallecer, la diva retornó al país, tras varias décadas de ausencia, para recibir honores por su larga y prolija carrera.

En cambio, el ejercicio del poder se traduce en que todas las actrices del supuesto homenaje quieren ser las herederas de la diva. En otros planos, los Yuyas hacen una crítica a la historia del Perú y el mundo del siglo XX, "a los íconos culturales 'folclorizados', el patrimonio cultural exotizado y convertido en mercancía, 'puesto en valor en función del turismo", como dicen.






He aquí la vanguardia de los Yuyas: su forma distinta de ver el pasado, a partir de los elementos multimedia, de la actuación, del canto, de su sapiencia de más de cuatro décadas sobre los escenarios.

Miguel Rubio, director del conjunto, recuerda las palabras del maestro colombiano Enrique Buenaventura, quien decía que el teatro de grupo es en sí un modo de producción diferente, con sus propios parámetros de creación. Eso lo han asimilado mejor con los años los Yuyas mientras investigan y comparten los frutos de este trabajo con su público.

Los teóricos orientales decían que el actor es un constructor de metáforas, con su cuerpo, con aquello que dice y los Yuyachkani, una institución del teatro peruano, son consecuentes: son constructores de metáforas sobre la peruanidad; son un ejemplo del teatro de grupo en investigación perpetua, asumiendo riesgos constantemente, haciendo arte, construyendo el país desde las tablas.


EL  REPERTORIO
El último ensayo
Funciones:
viernes, sábados y domingos, a las 20:00 horas. Va hasta el 10 de marzo.
Continúan Confesiones, de la actriz Ana Corream, del 15 al 31 de marzo, y Con-cierto olvido, del 5 al 28 de abril.
En la casa de Yuyachkani (Tacna 363, Magdalena).


Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…