Ir al contenido principal

Para salir adelante



El Programa “Jóvenes Líderes Hacia Un Futuro Mejor”, del Ministerio Público, ofrece oportunidades de desarrollo personal y social a adolescentes y jóvenes de zonas de riesgo (*)


Escribe: José Vadillo Vila
Fotos: Oscar Farje

"¡Soplón!", grita el chiquillo que gambetea una pelota mientras la camioneta de prensa pasa de refilón por su cuadra. Estamos en Sarita Colonia, asentamiento humano chalaco con apellido bravo. Para el chiquillo un carro de prensa es sinónimo de peligro.

Es el barrio de Paulo y Ruth. Ambos tienen 19. Ambos estudiaron en la institución educativa 5082. Ambos han ingresado a servir en la Marina de Guerra. A infantería y la naval, respectivamente. Cuando estaban en el colegio ya veían "guerrear" a sus compañeros por quítame esta paja con los de otros coles. 

Zona brava que el Observatorio de Criminalística del Ministerio Público cataloga como "punto caliente", en Sarita Colonia están acostumbrados al sonido de las balas como en serenata con mariachis. Hay homicidios. Hay asesinatos. Y en las noches lo recomendable es no salir de casa ni para comprarse un arroz chaufa. 

A sus 19 años, Paulo ya conoce la cara de los moribundos. A un amigo de la infancia le metieron tres balazos. Paulo y otro amigo lo socorrieron y mientras lo llevaban en taxi a la posta, el chico murmuraba una y otra vez "no me quiero morir, ayúdenme". "Andaba en cosas malas", cuenta Paulo. Tal vez en drogas, tal vez integrando alguna de las pandillas que hay en el asentamiento humano.

Alternativa para salirPero no todos son bravos ni faites. También vive gente tranquila, que solo quiere vivir en paz. Como Paulo y Ruth. Él vive con su mamá y su hermana. Y desde finales de 2011 se integró al grupo de 35 chicos que integran en el Callao el programa Jóvenes líderes hacia un futuro mejor. 

"El Ministerio Público tiene entre sus políticas no solo la sanción del delito sino su prevención. Lo que se busca con este programa es cambiar el actuar negativo de los chicos; y sacar lo positivo que puedan aportar a la sociedad", explica la fiscal de familia Ana Cossío Cabrera, encargada del programa en ciernes en el primer puerto.

Trabajo profundo
Maribel Gabino es la coordinadora del programa en el Callao. Todas las mañanas se reúne con el grupo en el Centro Juvenil Sarita Colonia. 

Con los 35 chicos, lleva una rutina marcada. Los lunes se dedica a atender algunos problemas focalizados de cada chico, a hacer trámites; gracias a un convenio, los martes y jueves de verano asisten a la piscina municipal, no obstante que la gran mayoría no cuenta con DNI. Los miércoles, hombres y mujeres participan de diversos talleres cuyos productos venden en ferias que les permite autofinanciar nuevos trabajos. Y los viernes van a Lima, a la sede central del Ministerio Público, donde reciben charlas. 

No todo es color de rosa. La fiscal Cossío explica que han tenido que trabajar casos difíciles. Hay poca participación de los padres porque, en algunos casos, las propias familias están metidas en la venta de drogas. Otros padres son alcohólicos. Hay chicos que escapan de su casa. En otros casos, deben intervenir para las demandas de alimentos. 

Ante estos casos, Jóvenes líderes hacia un futuro mejor resalta que tiene diversos aliados estratégicos como ONG, centros técnico-productivos, el programa Projoven del Ministerio de Trabajo, la Iglesia católica, entre otros. Gracias a ello, Paulo ya aprendió panadería y pastelería.

A la fiscal le preocupa que en vez de aumentar el presupuesto mensual del programa se haya reducido de 4,600 a 1,600 nuevos soles, ya que para los chicos una motivación es el refrigerio de media mañana, que a veces se convierte en el único alimento del día.

Sueños de superación
Tiempo de verano. En cada cuadra de Sarita Colonia hay por lo menos dos piscinas azules inflables, donde los niños se solazan. Alrededor, muchos hombres se toman unos tragos, pichanguean, caminan o simplemente dejan que el tiempo avance.

Un hombre nos "tasa" cuando bajamos en la casa de Ruth y no dejará de mirarnos y comunicarse por teléfono siguiendo cada uno de nuestros movimientos hasta que nos vayamos. No importa.

En la casa de Ruth conocemos a don Teófilo, su padre, un sastre huaracino que tiene su puesto en el mercado de Sarita. Ha enseñado a su hija los secretos de su oficio.

"Ya tengo planeado todo", nos dice Ruth. Su meta es ahorrar las propinas que le den en la Marina para poder estudiar para bartender. Los convenios de Jóvenes líderes hacia un futuro mejor le han permitido estudiar digitación en computadora y otros cursos, y también sacar los documentos que le faltaban para presentarse a la Marina. Paulo y Ruth saben que su ingreso a la Marina no solo es una meta personal, servirá para otros chicos del programa y que los de su barrio bravo sepan que hay otros horizontes en la vida.


Lo que busca el programa-Jóvenes líderes busca contribuir a la prevención y disminuir conductas delictivas en adolescentes y jóvenes en riesgo.

-Atiende a chicos entre los 13 y 21 años de edad.

-Se les brinda orientación psicológica, apoyo en la inserción y reinserción educativa, y capacitación técnica.

-Se promueve que realicen actividades de reparación y reconciliación a la comunidad.

-Da facilidades para que obtengan documentos personales y acceden a los servicios de salud integral. 

-Promueve el "liderazgo compartido": los jóvenes invitan a chicos de su entorno para que se integren o, por lo menos, reciban orientación en temas como consumo de drogas o VIH.

(Publicado el jueves 7 de marzo de 2013 en el diario oficial El Peruano).

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…