Ir al contenido principal

El cementerio de las ballenas




JOSÉ VADILLO VILA
vadilllovila@gmail.com
Fotos: Jack Ramón

A tres kilómetros del pueblo de Ocucaje, al sur de Ica, la quebrada Chacaltana y el sitio conocido como Cerro Blanco Este tienen la geografía de Tatooine, el cinematográfico y desértico planeta de La Guerra de las Galaxias.

Son paisajes donde la arena se mezcla con ceniza volcánica y una gran cantidad de piedras diatomita. El ingeniero César Chacaltana explica que estas características del sedimento permitieron la formación de un "cementerio de ballenas", una especie de santuario lleno de fósiles con antigüedades calculadas entre 60 millones y 3 millones de años. Chacaltana, especialista del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet), detalla que cuando se habla de fósiles de ballenas se menciona sobre todo a Pakistán y otras zonas del sur de Asia, "pero en Ica también tenemos evidencia de estos animales que habitaron durante el plioceno inferior".

PATRIMONIO INVALORABLE
Aquí en Ocucaje, distrito a 30 kilómetros al sur de la ciudad de Ica, se encontraron –entre especímenes fosilizados– los restos de diversos cetáceos misticetos, como una ballena de barbas que se mantiene en perfectas condiciones. Existen, incluso, rastros óseos de ballenas con dientes de hace 50 millones de años.

El Ingemmet afirma que en esta área estamos ante macrofósiles que hablan de la presencia de antiquísimos restos de palmeras, corales, conchas de caracol, aves, tortugas marinas, delfines, focas y tiburones, entre otros, además de millones de microfósiles que forman las blancuzcas piedras de diatomitas.

También hay evidencia fósil del más grande depredador de todos los tiempos: el Livyatan Melvillei, que apareció en la Tierra hace 12 millones de años. Se trata de un cachalote de 20 metros de largo y dientes de 36 centímetros, el doble del largo que alcanzaron las piezas dentarias del famoso Tiranosaurio Rex.

"Tenemos el orgullo de contar con el animal que dio la mordedura más grande en todo el planeta", recuerda Chacaltana. Hoy, la mandíbula de la "ballena asesina" se exhibe, desde al año pasado, en el Museo de Historia Natural, en Lima.


PLAN PILOTO
En los ranchos y casas de adobe de Ocucaje, un distrito pobre de 5,000 habitantes, todavía se notan las cicatrices de la devastación del terremoto de 2007. A la par, se avanzan algunas obras, entre ellas la construcción de la plaza del pueblo, donde –según el alcalde, Pablo Alvites– en tres meses habrá reproducciones en fibra de vidrio del Livyatan, el pingüino gigante y la "ballena pigmea". Esta última vivió aquí hace 3.6 millones de años.

El año pasado, las revistas científicas Nature y Science dieron a conocer al mundo algunos de los hallazgos paleontológicos peruanos. Los fósiles del pingüino gigante o icadyptes salasi, de un metro y medio de altura, un espécimen que vivió hace 42 millones de años, desbarataron la creencia de que los pingüinos siempre fueron de pelaje blanco y negro, por ejemplo.

En sus recientes trabajos, los tres brigadistas del Ingemmet, que trabajan en la zona desde 2008, encontraron una mandíbula de una "ballena pigmea". El fósil todavía permanece en su roca viva y será removido para estudiarse y exponerse en el Centro de Investigación Paleontológica de Ocucaje, una iniciativa del municipio que tiene apoyo de Ingemmet y que se debe cristalizar en los próximos meses.
Lo primero que harán será un plan piloto. Los escolares irán al desierto, conocerán los fósiles in situ y les echarán el "consolidante" para evitar que la erosión deteriore más la riqueza paleontológica de esta zona, escondida entre los cañones y desiertos de Ocucaje. 

"Hablamos hoy de cambio climático, pero los microfósiles hallados aquí, en las rocas, son evidencia de los cambios de clima sufridos hace millones de años –precisa Chacaltana–. ¿Cómo interpretar el actual cambio climático si no sabemos cómo fue en el pasado?".

GEOPARQUE NATURAL EN ICA
La municipalidad de Ocucaje elaborará, junto al Ingemmet y la Dirección Regional de Cultura de Ica, un proyecto para la creación del primer geoparque natural del país. Se espera que el próximo año el Congreso de la República lo apruebe.

El alcalde Pablo Alvites explica que el proyecto comprende un área de 50 kilómetros cuadrados y permitirá apreciar fósiles y capas estratigráficas no solo al turista común sino al turista científico. De paso, se podrá disfrutar de las hermosas playas de la jurisdicción.

Además, el Centro de Investigaciones Paleontológicas de Ocucaje será implementado por el Ingemmet a partir de agosto. Funcionará en el actual local municipal, una vez que los servidores edilicios se muden al nuevo edificio del gobierno local, en las próximas semanas.

La ingeniera Susana Vilca, presidenta del Ingemmet, explicó que su institución colaborará en ambos proyectos en "los estudios de la parte geológica". El tema presupuestal del geoparque dependerá de lo que decida en su momento el Poder Legislativo.

(*) Publicado el lunes 09 de julio de 2012

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…