Ir al contenido principal

Una noche "kjarquera"

Los Kjarkas de Bolivia llegaron a Lima para celebrar sus 40 años. Para los festejos vinieron acompañados con dos integrantes históricos que se reunieron tras 18 años. Aquí una noche de su reencuentro con los "kjarqueros". (*)



Escribe: José Vadillo Vila
Fotos: Vidal Tarqui Palomino

Esa noche, los contornos negros de los cóndores que llevan estampados sobre sus pechos de poncho blanco, inspirados en los dioses altiplánicos, flamearon sobre el cielo limeño. Y cantaban acompañados de guitarras, charango, ronroco, zampoñas mientras volaban convertidas en miles de voces.

Viernes último de abril. Desde el mediodía había cola frente al auditorio del Parque de la Exposición de Lima. Para los "kjarqueros" de corazón, la espera valía la pena. Habían esperado 18 años para ver nuevamente juntos a los "Kjarkas históricos", a Elmer y Gonzalo Hermosa y Gastón Guardia, que seguían en la brega con nuevos integrantes, junto al guitarrista Edwin Castellanos y al charanguista Fernando Torrico -uno alcalde de Cochabamba, la ciudad que vio nacer al sexteto boliviano; y el otro dedicado a la música cristiana en los Estados Unidos. Para otros, sería la primera vez que verían en escena a esos Kjarkas de los álbumes históricos, de los videos en el Youtube.

El reloj toca las ocho de la noche. Pasan unos minutos más y lo primero que les regalarían Los Kjarkas históricos a sus seguidores será esa plegaria a zampoñas y voz dedicadas al "Tata Inti", que la voz de Elmer Hermosa elevaba rutilante, como un diablo andino que habla en quechua y castellanos, pidiéndole permiso a los apus. Gonzalo Hermosa, el mayor, el de la voz pastosa, toma el micrófono para anunciar que lo que sigue es un repaso "por las páginas amarillas empolvadas de nostalgias". Y el público vitorea.

Cada artista crea un deja vu particular. En el escenario, Los Kjarkas le han dado alas a las canciones de la época dorada del conjunto boliviano. "Sin ella", "Son tantas noches", "El picaflor", "Muchacha de alas blancas", "Tiempo al tiempo", corren casi de la mano.

Elmer toma un descanso. Torrico toma la primera voz para cantar en aimará y castellano "Ukhamampi Munataxa", del último disco que hicieron juntos, en 1994; y en quechua y castellano, "Yuyariway Urpi", esa tonada compuesta por Ulises Hermosa, el kjarka que partió temprano, en 1992. Gastón deja las zampoñas para cantar con su aguda voz "Vivir junto a ti" (al final del show entonará ese clásico, "Llorando se fue").

***

"Este es un reencuentro para festejar los 40 años de los Kjarkas. Fernando y mi persona hemos decidido acompañarlos en unos cuantos shows en diferentes países", me dirá en el intermedio el alcalde Castellanos...

"Este es un reencuentro para festejar los 40 años de los Kjarkas. Fernando y mi persona hemos decidido acompañarlos en unos cuantos shows en diferentes países", me dirá en el intermedio el alcalde Castellanos, quien deja sobre el aire el "Dios quiera que podamos hacer música más adelante".

Es el intermedio del show. Han subido a escena los Chila Hatun, los hijos y sobrinos de Los Kjarkas. "Kjarkas es una institución tan grande, que lo único que nos queda es empujar para que la cultura de los pueblos andinos siga adelante", me explica en los camerinos, Fernando Torrico. Afina su charango, del Perú se irá a Ecuador a ofrecer 17 conciertos con su grupo cristiano Latidos. No hay tiempo ni para meterse al estudio con Kjarkas ni para hacer más cosas con Tupay, el dúo que formó con Castellanos tras su salida de Kjarkas y el proyecto sinfónico Pacha (1995), cuando llevaron éxitos como la saya "Negrita" a otros mercados, pero sólo duró el sueño de un álbum.

Elmer, Gonzalo y Gastón comen algo ligero y se alistan para subir ahora como sexteto con sus nuevos integrantes, para la segunda parte del espectáculo. Para el final del show se unirán Castellanos y Torrico. Serán ocho kjarkas en escena más otros ocho músicos que los acompañan. El reloj va llegando a las 11 y 30 de la noche, el público no quiere dejarlos ir, han desfilado más 25 canciones de los Kjarkas, la saya "Llorando se fue deja su paso al inmortal huaino "Wayayay". Toma la batuta el tinku -alegre con letra de despecho- "Imillitay" para marcar la despedida. Hay cansancio, hay felicidad. Entonces la última, "Bolivia", ese huaino que en el país altiplánico es casi un segundo himno nacional, suena para despedirse, para agradecer al Perú tanto cariño, tantos años kjarkamanía. Los cóndores se pierden en el cielo limeño rumbo al infinito.


(*) Publicado el lunes 07 de mayo de 2012 en el semanario Variedades del diario oficial El Peruano.   

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…