Ir al contenido principal

LA HISTORIA DETRÁS DE LAS ALTURAS

En setiembre de 1981, el grupo chileno Los Jaivas llegó desde Europa para grabar el especial televisivo para Alturas de Machu Picchu, su álbum que se convertiría con los años en el más célebre del conjunto. en la mismísima ciudadela inca. Aquí la crónica de esa visita. Este jueves 07 de julio, Los Jaivas repetirán el plato en la ciudadela inca. (Publicado el lunes 04 de julio de 2011, en el semanario Variedades del diario El Peruano).

 
ESCRIBE: José Vadillo Vila.-
FOTOS: Archivo de Los Jaivas.



Besa conmigo las piedras secretas.
La plata torrencial del Urubamba
hace volar el polen a su copa amarilla.
“Sube conmigo, amor americano”, PABLO NERUDA.

1.
Un piano blanco apareció por los cielos azulinos desafiando a los apus, cimbreándose entre los cerros verdes que surca el Urubamba, ante el estupor de los arqueólogos y la sorpresa de los vecinos. El helicóptero posó el Steinway alquilado sobre una explanada de Machu Picchu y de ahí, sigilosos hombros lo fueron trasladando, durante esos días de setiembre de 1981, por distintos puntos de la ciudadela inca, a donde era requerido por el equipo técnico que a lo largo de una semana (inacabable para los guardianes de Machu Picchu), y muy creativos para Los Jaivas, la recorrían en horas que no habían turistas para grabar un especial televisivo.

Al inicio eran enemigos y el lío trascendió a las páginas de los diarios, como cuentan el conjunto chileno al periodista Freddy Stock en el libro Los caminos que se abren. La vida mágica de Los Jaivas (2002). Finalmente, arqueólogos y músicos hicieron las pases.

2.
¿Pero fue esta loca idea de recrear musicalmente los versos de Pablo Neruda y cantarlos exprofesamente desde el propio Machu Picchu, la cima de la cultura inca? Desde Santiago de Chile, Mario Mutis, uno de los fundadores de Los Jaivas, recuerda ese día diciembre de 1980, cuando en la casa del grupo en Les Glycines, París, Francia, apareció el productor peruano Daniel Camino Diez Canseco con la idea loca de hacer una “cantata latinoamericana” con los poemas de Pablo Neruda de “Alturas de Machu Picchu”, una de las quince secciones incluidas en el libro Canto General (1950). En el proyecto les dijo que también participarían Chabuca Granda y Mercedes Sosa, y el presentador sería nada menos que el escritor Mario Vargas Llosa. “Daniel propuso que Vargas Llosa y nosotros aceptamos de inmediato porque ya entonces hacía un trabajo muy importante en la literatura latinoamericana y conocía en profundidad el trabajo de Neruda”, recuerda Mutis. Camino les dijo que tenía nexos con el presidente Fernando Belaúnde y con el ministro del Interior peruanos y garantizaba las facilidades respectivas. A Los Jaivas la idea los impresionó pero lo tomaron como un proyecto más que siempre les salían en el camino, así que tres meses después los llamó Camino desde Lima para preguntar cómo iba la musicalización y se enojó, recién se pusieron a trabajar. Se dieron cuenta que la cosa iba en serio. Tenían que tener todo listo en un par de meses porque en setiembre sería la grabación del especial televisivo en la ciudadela inca.

Los Jaivas no había leído Canto General y luego de pesquisas con amigos por diversas ciudades de Europa finalmente dieron con un ejemplar. Le sacaron fotocopias para cada uno de los integrantes y mientras seguían con su gira europea empezaron a elucubrar cómo musicalizar los versos del poeta de Isla Negra. Sólo con las fotocopias y una gran imagen de Machu Picchu como toda inspiración empezaron a darle vida a las canciones.

Registraron primero “Águila sideral” y “Sube a nacer conmigo hermano” y las enviaron a Argentina, Chile y el Perú, para ver cómo reaccionaba el público. Ni Chabuca ni Mercedes Sosa participarían, pero Camino dijo que sólo ellos harían el especial. Y entre junio y julio de ese año, el quinteto registró lo restante del disco en los estudios Pathé-Marconi de la Ciudad Luz para el playback en el ombligo del mundo. Lo anecdótico es que el “Gato” Alquinta, guitarrista y vocalista de Jaivas, justo el día que tenía que registrar su voz para terminar el disco tuvo una afonía. Tuvieron que recurrir a una inyección de azufre para que le componga la voz por dos horas y poder terminar el álbum.

Con el disco bajo el brazo, Los Jaivas retornaban a América Latina luego de cinco años de ausencia. Antes de encontrarse con Machu Picchu, primero hicieron una serie de presentaciones en Argentina y Chile. De Iquique se fueron directo a Tacna donde dos pesados aviones de la FAP los esperaban a ellos y sus toneladas de equipaje. Era la primera semana de setiembre de 1981. Les tocaría, finalmente, corroborar si la cantata que había hecho captaba la energía de esa Machu Picchu de carne y hueso. Ver si ese disco que con los años sería considerado por los críticos entre los mejores 20 discos de “folclor progresivo” del mundo era piedra sobre piedra, mejor dicho.



3.
Lo primero que Mario Mutis hizo al llegar a Machu Picchu fue subirse a lo más alto que pudo de la ciudadela inca y escuchar el disco que acababan de registrar y, emocionado, sintió la conexión entre música, versos nerudianos y monumento arqueológico inspirador.

Alturas de Machu Picchu son siete canciones que sintetizan versos del famoso poemario. Se incluyeron dos canciones pendientes, que se adaptan al espíritu del álbum, “Del aire al aire”, de Alberto Ledo -músico entonces ya desligado al grupo-, y “Antigua América”. Les sumaron “Amor americano”, inspirada en la cadencia del huaylarsh del valle del Mantaro; y “La poderosa muerte”, de más de 11 minutos, uno de los mejores segmentos del disco, recogía diversos pasajes de los poemas nerudianos donde la parca y la destrucción eran los temas recurrentes. “Sube a nacer conmigo hermano” tiene alma de joropo venezolano.

“No somos folcloristas, nos inspirarnos en la identidad, en la instrumentación y el espíritu latinoamericano, y en lo más moderno, también. Y en el disco hay inspiración en el huaylarsh peruano, la chacarera argentina, el joropo venezolano”, explica Mutis.

Si bien con Vargas Llosa no coincidieron los días de grabación en la ciudadela inca descubierta para el mundo por el excursionista Hiram Bingham, sólo un par de meses de iniciar la aventura se vieron en un café de París para intercambiar ideas sobre el proyecto. Este año, el hoy Nobel de Literatura llegó a Santiago de Chile y Los Jaivas se le acercaron para entregarle una invitación del alcalde del Cusco. Vargas Llosa se disculpó de participar en los festejos porque ya tiene compromisos pactados de antemano. Sin embargo, les ha prometido ir al concierto que ofrecerán el grupo chileno a fines de año en Berlín, como parte de la gira mundial que realizan por los 30 años del disco que coinciden con los 100 del descubrimiento de Machu Picchu y los 60 de Canto General de Neruda. “Vamos a dedicar todo 2011 ha celebrar a lo grande, encima estamos muy orgullosos porque en este trabajo están involucrados dos premios Nobel de Literatura. ¡Es una maravilla!”, dice Mutis, bajista de los Jaivas.

4.
El quinteto y el equipo de producción (integrada por Televisión Nacional del Perú y Canal 13 de la Universidad Católica de Chile) tenían permiso para grabar en las horas en que no había turistas, del amanecer hasta casi el mediodía y después de las cinco de la tarde. Se hospedaban en el hotel pegado a la ciudadela y aprovecharon los entretiempos para tomarse muchos pisco sauers.

Los Jaivas tienen en recuerdo de su epopeya musical en un Machu Picchu distinto al actual. Entonces se llamaba las ruinas de Machu Picchu y no ciudadela inca ni santuario. Machu Picchu ni Aguas Calientes contaban con la infraestructura que ostenta hoy en día. “Sólo era el vestigio de la cultura inca. Ahora es aparatejo de hoteles y nosotros éramos un grupo de locos con algunas ideas”, dice el bajista que luego ha visitado un par de veces la ciudadela inca para ver cuánto de la mística de lo que vieron esas madrugadas y anocheceres mágicos quedaban.

Como los días de grabación se alargaron en la ciudadela, tuvieron que dejar el hotel en Machu Picchu y mudarse a Aguas Calientes, “que tampoco era lo que es hoy: no había ningún hotel ni baños, sólo había galpones en ambos lados de la línea del tren, ahí nos acomodamos con nuestros sacos de dormir”, recuerda Mutis para quien es todo un honor participar, el 07 de julio, en la ceremonial conmemoracional del centenario del descubrimiento. Y luego, como hace 30 años, al día siguiente volverán a tocar en el atrio de la catedral del Cusco. “Va a ser una gran fiesta de la fraternidad. Será un día de conmemoración. Nosotros siempre tomamos con mucho cariño y respeto todo lo que venga con identidad. El Perú siempre ha estado muy insertado dentro de nuestra música, todo lo que es su cultura ha sido siempre fuente de inspiración porque la cultura inca es una de las más importantes de nuestro continente americano, tanto como el azteca y el maya, han formado nuestra identidad americana”.

En esta ocasión, ya no vendrá el grupo con el Eduardo “Gato” Mejía, que partió a cantarle a San Pedro en 2003. Ahora son siete músicos: Estarán Mario Mutis, Claudio Parra. Al “Gato” lo reemplazará su hijo Ankatu en la guitarra eléctrica. Para las presentaciones en el Perú ha vuelto el pianista Eduardo Parra, a quien los 60 años le han pasado la factura de cientos de conciertos y giras. Para él, tocar en Machu Picchu luego de 30 años será algo único. Tampoco estará Gabriel Parra, que falleció en los años ochenta en un accidente de tránsito en Nasca, justamente, cuando buscaba una locación para un futuro video del grupo. Pero Juanita, su hija lo reemplaza. Será una cantata mágica y transgeneracional.

Ese 1981, el dejar Cusco, hicieron algunas presentaciones en Lima y luego a Argentina. Un año después, el especial televisivo aparecía en Europa con muy buenos comentarios en toda Europa, además de Chile, Argentina y el Perú. Con los años, Alturas de Machu Picchu hizo su propia trayectoria, ganó muchos premios, logró récords de ventas y continúa presente en los catálogos sobre la música que caracteriza la música hecha en esta parte del mundo. La siguiente meta de Los Jaivas es llegar a 2013 para cantar a esta América de todos celebrando los 40 años del grupo.

DATOS -Iniciarán su gira mundial por los 30 años de Alturas de Machu Picchu en Cusco. Luego, participarán en el 1° festival Todos Juntos 2011, que se realizará el 10 de julio en el Parque de la Exposición.
-Continuarán gira por Chile, Italia, México, Argentina, Alemania y los países nórdicos.
-La primera portada de Alturas de Machu Picchu fue un cuadro de René Olivares inspirado en el intihuatana. Para las siguientes ediciones quedó el clásico del personaje altiplánico de “La Tirana” que lleva una bola de cristal en la mano.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…