Ir al contenido principal

El adiós de la banda

We All Together cumple 40 años de carrera. Es es año de despedida para esta banda con diversos espectáculos en Lima y un CD con temas nuevos. (Publicado el jueves 03 de febrero en el diario oficial El Peruano)

Escribe.- José Vadillo Vila


1. Cuando en 1971 Carlos Guerrero inició este proyecto con otros cuatro roqueros, en los estudios de MAG –propiedad de su padre– no esperaba que durase "siquiera cuatro meses". Él acababa de traer de EE UU el disco "más oscuro" de Paul McCartney y los Wings, Wild Life, y quería versionar algunos temas además de incluir cosas propias. Así, en las radios limeñas empezaron a sonar sus versiones de "Carry On Till Tomorrow" y "Walking In The Rain", de Badfinger, y "Some People Never Know", de McCartney. Había nacido We All Together. Ese álbum inicial fue un suceso, vendió 18 mil copias.

El proyecto inicial del quinteto duró hasta 1974; grabaron dos long play, un mini longplay y cinco 45 RPM. Luego hubo un silencio y el grupo volvió a los escenarios en mayo de 1989, con tres de sus integrantes originales. La idea original fue sólo hacer una temporada de medio año en un local miraflorino, pero el público les pidió más, volvieron a los estudios y lanzaron nuevos éxitos.

"No sé quién armó ese cuento de que en la época de Velasco no se podía hacer rock. Falso. Nunca las compañías disqueras como MAG, Virrey o Iempsa fuimos perseguidas. Y las radios más importantes de la época, como Miraflores, Atalaya y 1160 tocaban todo lo de la lista Billboard. Lo que pasa es que a partir de 1975 cambió un poco el gusto de la gente, como ahora que hay toda una fuerza de la cumbia y el rock quedó de lado", cuenta el cantante.

2. De la segunda etapa del grupo, están álbumes como 1990, 50/50, Quédate, Latino y Surprise. Latino nunca salió. "Fue un experimento mal hecho, nos pasó como a la Coca-Cola, que cuando quiso cambiar de sabor la gente no respondió. Igual, We All Together esté muy identificado con el rock. Así que lo dejamos de lado", cuenta.

Hace dos años, luego de la muerte del bajista Ernesto Samamé, la banda grabó Surprise, que marcó el retorno de los hermanos Saúl y Manuel Cornejo, pero a Guerrero no le gusta ni el nombre del material. "No era la idea, nos habíamos juntado tres de los cinco que iniciamos el grupo, pero la mezcla y el sonido eran muy setentas, y yo quería un sonido más moderno. Por eso el disco fue un fracaso".

3. El cantante cuenta que ahora, con todo lo que atravesó el grupo, es momento de colgar los chimpunes. Y el 31 de diciembre de 2011, We All Together "entrará al cajón de los recuerdos". Se ha invitado al tecladista fundador Félix Varvarende y en la banda reemplaza a Ernesto Samamé, su hijo Eduardo.

El grupo está grabando un álbum con 10 canciones inéditas, totalmente roquero, actual, adelanta su voz y líder. “Es nuestro álbum de salida. Creo que la banda logró un sitial en el corazón de la gente que escucha rock en el Perú y 40 años es una cantidad suficiente. De ahí en adelante sólo vendrán nuevos proyectos”, señala Guerrero.

Él se dedicará a componer canciones incidentales, en castellano e inglés, para películas en la industria norteamericana. Por el momento, chequea probabilidades de hacer conciertos de la banda fuera de Lima y adelanta las fechas de estas celebraciones, con conciertos en el balneario de Asia (2 de abril), el Vocé de Lince (mayo), Parque de la Exposición (junio), colegio Santa Úrsula (setiembre) y una última tocada en noviembre donde todos juntos despediremos a estos roqueros versátiles que cantaban en castellano e inglés.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…