Ir al contenido principal

Oda del cantor minero


El intérprete cerreño Eusebio “Chato” Grados, nacido en la mina de Atacocha, celebra cuatro décadas de carrera y opina que el folclor vive su verdadera época de oro gracias a autogestión de los artistas. (Publicado el domingo 28 de noviembre de 2010 en el diario El Peruano).

José Vadillo Vila.-

UNO.
Yo debería de cumplir, por lo menos, 50 años de trayectoria, amigo, porque canto desde que tengo uso de razón. Ya alrededor de 1963, mi papá, Mateo, me llevó a cantar en el sindicato de trabajadores mineros de Atacocha, donde nací. Allá las huelgas duraban meses y para aplacar el hambre se hacían veladas artísticas.


¿Lo primero que canté? Estaba de moda el “Zorzal Negro”, un moreno que interpretaba huainos y que falleció hace muchos años. Él hizo famosas las canciones de Zenobio Dagha. Luego apareció el “Picaflor de los Andes”, cuya música se difundía desde Lima por radio El Sol.

DOS. Mire, yo canto por un chantaje. Estaba en cuarto de secundaria y mi profesor Rolando Navarro me hacía cantar en todo evento. Pero Atacocha era tierra cosmopolita, no solo había gente de Cerro de Pasco y me choleaban. Mi profesor se dio cuenta y me amenazó: “Grados, si tú no cantas en el colegio, te voy a aplazar de año”. A los 15 minutos, acepté porque nunca me gustaron las matemáticas.

En 1969 llegó a la mina la famosa caravana de Luis Pizarro Cerrón, con figuras como Pastorita Huaracina y Pepito Quechua. Me escucharon y me trajeron para Lima. Me alojé en la casa de Carmen Pizarro, Cori Huayta, al pie del cerro San Cristóbal. Cantaba esporádicamente y estudiaba en el Melitón Carvajal. Pero se enfermó mi madre y regresé a Atacocha.

Tocaba guitarra y era bueno en el fútbol, ¡tres veces nos hicimos campeones!, pero siempre existe la envidia y un compañero me rompió la cadera. Entonces la vida me quitó un don y me dejó el don del canto. ¿Como la historia de Julio Iglesias, dice? Ja, ja.

TRES. Iba a ser minero, como mi padre, pero me echaron porque decían que sería sindicalista, como mis primos. Un día, a las tres de la mañana, con un poco de dinero bajé a la Carretera Central, tomé un camión y me vine a la capital, donde los hermanos Ángel y Fernando Dámaso acogieron a artistas jóvenes, como Alicia Delgado o yo.

Luego, gané el primer lugar entre 300 cantantes en un concurso de aficionados del Sindicato de Artistas Folclóricos. En 1987 hubo un concurso de autores y compositores, Urpicha de Oro, que hacían TV Perú y el gobierno, lo gané con la muliza “Una patria sin pobres”, que hicimos con Bernardo Melgar.

Verá que todo artista coge una rama. En 1988 hicimos en sociedad con Luis Anglas, director de Los Tarumas de Tarma, el huaylarsh “Pío Pío”, hubo polémica pero la justicia nos dio la razón a los dos.

CUATRO. Creo que hoy estamos viviendo una verdadera era de oro del folclor peruano. Antes no había programas en la televisión ni en la radio, ahora sí, pero son los propios folcloristas quienes solventan todos los espacios con sus recursos, no hay apoyo del Estado.

¿Por qué me llamo folclorista y no folclórico? Yo soy ambos. Folclórico porque me hice artista espontáneamente, sin estudiar en el Conservatorio. También soy folclorista porque me he autoeducado en gran parte de lo que es el folclor.

Ahora he sacado el CD y DVD El minero, son 15 canciones dedicados a los mineros del centro del Perú. Ahí he incluido el clásico “El obrero” y “Con la música entre mis venas”, un huaino que es prácticamente mi biografía.

Una federación de mineros de Chile vio los temas por el Youtube y me han invitado a un evento. Iré porque me siento identificado con los mineros, he vivido cómo sufren ellos y sus familias.
A veces, quise retirarme silenciosamente porque no me parece ético que algunos artistas anuncien que se van para hacer conciertos. Pero yo voy a morir en los escenarios, no me retiraré.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…