Ir al contenido principal
Pachacutec inspirador

Francisco “Paco” Mejorada, presenta su segunda novela, La momia que más amé, que conjuga cambio climático, ciencia y mitos andinos. (Publicado en el diario oficial El Peruano, el martes 28 de setiembre de 2010).



Escribe/Foto: José Vadillo Vila.-

Un cadáver exquisito fue el detonante de La momia que más amé (Lima, editorial San Marcos, 2010), segunda novela de Francisco Mejorada Chauca. ¿Qué pasaría si tomas el ADN mitocondríaco de la dama de Ampato y lo pones en el óvulo de una mujer?, conjeturó para sus adentros el autor –músico y también periodista y productor de Radio Nacional del Perú (RNP)–, mientras asistía, en el Museo de la Nación, a una exposición de la Dama de Ampato y se maravillaba que 500 años antes, el inca Pachacútec también había sido partícipe de estos capac–cochas o sacrificios humanos.

CONCIENCIA HISTÓRICA. Otros temas que inspiraron “esta historia delirante, atrevida” fueron la clonación humana, los problemas sobre la salud del planeta y la astronomía precolombina. “La salud del planeta es algo que siempre ha estado presente en mis trabajos, sea en narrativa o en la música: La madre tierra está dando muestras que está llegando un momento de cambios inevitables”, recuerda el hombre de radio.

Luego, le tomó alrededor de dos años escribir la novela que se mueve en dos tiempos: entre nuestros días y el incario. Uno de los personajes principales es un arqueólogo justamente confiado en que equilibrar el mundo tiene que ver con el hallazgo de la momia de Pachacútec, y esta novela, La momia que más amé, también se vuelve un ensayo porque recoge evidencias de las crónicas coloniales (los trabajos de José de Acosta y del padre Antonio de la Calancha fueron algunos de sus libros de cabecera durante la escritura).

Esta historia delirante está inspirada en una exposición de la Dama de Ampato, la clonación humana, los problemas sobre la salud del planeta y la astronomía precolombina.

El quechua cusqueño también tiene protagonismo en la novela. “Es sobre todo con el fin de darle un color y recrear la andineidad", dice el autor. Y el charanguista Jaime Guardia ha escrito en el prólogo del libro: “Considero que su libro es un importante aporte para valorar lo que estamos perdiendo: las tradiciones, el amor a lo nuestro, el respeto e interés por la historia, el saber adonde pertenecemos, y por qué es necesario enseñar a los jóvenes lo que somos para reunir nuestras sangres”.

PASADO PRESENTE. Ahora Mejorada, también conductor del espacio radial de trova latinoamericana, Canto rodado, se siente más solvente como narrador frente a su primera novela, El ADN de Pachakuteq, de temática distinta, donde se habla de la reivindicación de las minorías étnicas bajo el legado incaico (representado por portar los genes de Pachacútec en un pueblo andino actual). “El primer libro lo escribí como un furioso en dos meses, aprovechando un accidente a la cadera que me postró en cama”, confiesa el autor.

Su próximo trabajo, adelanta finalmente, tendrá a Lima de escenario. Pero será la Lima de 1537, la que tuvo sitiada a Francisco Pizarro desde el cerro San Cristobal por los incas y estuvo casi escamoteada de la historia. Las 228 páginas de La momia que más amé y su próximo proyecto, confirman que un nuevo especialista en la novela histórica, inspirada en la cultura andina peruana, ha nacido.







(SOBRE PACO MEJORADA) Ha producido los álbumes Trovadurias, Derecho Humano y Perú Laralí Laralá y como solista ha preparado dos álbumes de música personal: Trazos de Viento y Sin Pasaporte. Actualmente, junto a los músicos Pedro Arriola y Mónica Cuadros, integra "Puerto Tres" y preparan su primer álbum para 2011. Su novela El ADN de Pachakuteq ha sido reeditada este año por editorial San Marcos.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…