Ir al contenido principal

SOS por la buena redacción

Ray con la RAE. Periodista recuerda que “la mejor forma de enseñar es que los alumnos escriban lo que quieren escribir”. 

Urge que todas las instituciones y medios de comunicación tengan manuales de redacción y estilo, dice Jesús Raymundo, quien presenta el libro La redacción no se improvisa.

Texto y foto: José Vadillo Vila

“Tdo. Grau” se lee en un microbús que compite con otro que recorre Lima. “Se embuelven regalos”, dice un letrero en una tienda por departamentos.

El periodista y profesor universitario Jesús Raymundo, le ha declarado la guerra a la mala escritura, que está por todas partes. Su inspiración: siendo hijo de padres analfabetos, vecinos del distrito de Anchonga, provincia huancavelicana de Angaraes, su preocupación es la buena escritura. Su meta es “Un millón de peruanos sin faltas ortográficas”. ¿Lo logrará?

Advierte que su mirada no es la compleja del académico o la del profesor de lengua sino de un periodista y profesor que está traduciendo para el ciudadano de a pie las reglas de ortografía de la lengua de Cervantes.

Claro, breve y práctico
“Yo no explico como lo haría un profesor de lengua sino como un periodista: claro, sencillo, breve, práctico, y con casos muy puntuales, porque la ortografía la usas en tus actividades profesionales y en tu vida diaria. Debemos comprender que el habla popular es siempre muy rica y nutre al periodismo, pero para redactar necesitamos estandarizar para que todos podamos entendernos”, explica.

Y vaya que su metodología ha calado. Jesús Raymundo ya dictó una treintena de talleres en nueve ciudades del país, donde ha tenido a 1,100 alumnos, de todos los oficios, desde profesores pasando por ingenieros hasta secretarias, y estudiantes de periodismo (pocas veces, sostiene, los periodistas pisan los talleres, pero es rica esas experiencias).

Por recomendación de sus alumnos, creó en la red social Facebook el grupo “Taller de redacción y estilo”, que cuenta hoy con más de 15,700 miembros.

Ahí, Raymundo “sube” ejemplos que ve en la calle, los diarios (físicos y electrónicos), en la tele, los libros, la publicidad, las redes sociales… las fallas ortográficas nos rodean y, lamentablemente, nos forman.

Urgencia de manuales
Opina que lo indispensable es que todas las instituciones públicas cuenten con un manual de estilo, donde tengan adaptadas las normas de la Real Academia Española (RAE) a su labor y su contenido sea compartido por las distintas áreas para homogenizar criterios de escritura.

Porque leyes, discursos, cartas, solicitudes, memos, saludos, etcétera, son pan del día en las instituciones y se hacen a la de Dios o al criterio del jefe de turno.

Portada del libro.


Medios bajo la lupa
¿Y de los medios periodísticos? Lamenta que salvo tres diarios (entre ellos El Peruano y El Comercio) tengan manual de estilo, cuando todos los medios impresos y digitales, amén de radios y televisoras deberían de contar con uno.

“En el Perú hay una crisis de manuales de estilo en los medios de comunicación. Definitivamente, que todos los medios deben de tener su propio manual de estilo, que no es un documento inmóvil sino que se va enriqueciendo constantemente. Se han reducido las planillas de los periodistas y han aumentado el número de freelances. Y un medio, al no tener un manual, despersonaliza su perfil”, opina.

No aprender de los errores
Como dice, en realidad los errores en las salas de redacción son pocos, una veintena. “Lo malo es que se cometen mañana, tarde y noche. Son los de siempre. Los clásicos, referidos a los signos de puntuación, por ejemplo. Pero no hacemos una autocrítica”.

Para el periodista también urge que contemos con un indicador que nos arroje qué también o qué tan mal escribimos. “El ministerio de Educación tiene pruebas de comprensión lectora, de matemáticas, plan lector, hay instituciones que apoyan la lectura, pero de la escritura no hay estadísticas”.

Un manual necesario
Jesús Raymundo presenta La redacción no se improvisa. Una guía para lograr textos de calidad (Artífice Comunicadores, 2015), un libro de consulta para profesionales, estudiantes y público en general, que contiene cuatro partes, la primera dedicada a las nuevas reglas de la ortografía que saco la RAE en 2010.

Divido en cuatro capítulos, el libro incluye infografía para explicar las expresiones numéricas, de cómo se escriben los números romanos, los arábigos, decimales; los numerales cardinales y ordinales.

La primera presentación del libro será en la Feria Internacional del Libro de Trujillo, el domingo 20 de diciembre, a las 3 p. m. Y en enero, será presentado en el Centro Cultural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, alma máter del periodista y educador.


Pero La redacción no se improvisa es el nombre de una serie, y el autor ya prepara un siguiente trabajo, donde resolverá dudas sobre el correcto uso de minúsculas y mayúsculas. 

Más información en: 
http://www.elperuano.com.pe/noticia-se-necesitan-manuales-estilo-para-las-instituciones-36552.aspx

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…