Ir al contenido principal

El ejemplo de Medellín


Más de 20 años de políticas públicas sostenidas del Estado con los empresarios y la sociedad civil han logrado que de ciudad más violenta de Colombia y América Latina, Medellín, se haya convertido en una urbe modelo que apuesta por la conexión, la educación, la cultura y el deporte; una forma distinta de combatir la violencia.

Texto y fotos: José Vadillo Vila

La hermana Amparo Montoya recuerda los años cuando las balas silbaban sobre su cabeza. De un cerro a otro, los de las FARC, el EPL, las autodefensas y los narcotraficantes se lanzaban balazos como quien envía flores.

Aquí, en Vallejuelos, Comuna 7, en las laderas del noroccidente de Medellín, los desplazados construyeron sus ranchos, su futuro; y algunos, sus tumbas.

“Ha cambiado todo”, dice la religiosa carmelita que sigue trabajando en el templo-comedor, que atiende a 250 comensales cada día.

Y los vagones del Metrocable, que conectan a estas zonas más excluidas con el corazón de la ciudad, pasan casi sobre nosotros.

Hoy los pobladores de las villas miseria ya no dicen “Vamos a Medellín”, les toma ahora solo 20 minutos llegar al centro. La megainfraestructura otorga un sentido de pertenencia.

•••

En las Comunas 1 y 2, Pablo Escobar y sus sicarios imponían su propia ley, sus ríos de sangre. Ahí se ubica Moravia, un antiguo botadero de basura donde vivían los más pobres de los pobres. Hoy es un cerro ecológico modelo y cuenta también con canchas sintéticas alrededor para jugar fútbol. Se erradicó a la mayoría de casuchas de cartón de sus laderas y se les dio departamentos a los moradores. Se llama regeneración urbana y es una apuesta por la cultura de paz.

Comuna 13 ahora es parte del circuito turístico de Medellín, un tour con música hip hop y arte grafiti. Fue una de las zonas más peligrosas del planeta, y en 2002 las fuerzas combinadas colombianas realizaron la polémica operación ‘Orión’ para acabar con las milicias urbanas.

Ahora se llega arriba por medio de escaleras eléctricas. Sí, es el único asentamiento humano en el planeta con esta tecnología. Las escaleras generaron inclusión social y también permitieron a la policía tener, por primera vez, presencia en el área.

En Colombia no existe la policía municipal, todo lo hace la policía nacional. Medellín ha dado los mejores equipos a la policía (tienen inclusive iPad y equipos GPS) para que hagan mejor su trabajo de dar seguridad.

•••

Uno llega a envidiar o a querer quedarse a vivir en la capital del departamento colombiano de Antioquia: tiene parques-bibliotecas, un circuito de ferias de ciencias; se han construido colegios y jardines de primer calidad. Y todos en los lugares más pobres (es la única ciudad colombiana donde el 80% de la educación es pública). La mejor infraestructura para los pobres, y los arquitectos también se sumaron a ese sueño.

El parque Explora pertenece a la ciudad, pero lo administra la Fundación Por Antioquia, que reúne a los empresarios. Las personas pobres ingresan gratis.

Y en la parte norte –la más pobre de la ciudad– crearon Ruta N, un edificio ecológico que alberga a las transnacionales de informática y también da espacio a las pymes startup del rubro. Es decir, de patito feo, el norte de Medellín pasó a liderar la dinámica tecnológica, del conocimiento. Se convirtió en el norte de la ciudad, digamos.

•••

Integrar, conectar son palabras claves en este proceso de mejora humana en la urbe. De limpiar el rostro violento y dibujar una sonrisa de esperanza.

El 15 de octubre se inauguró el tranvía, gracias a un crédito francés de 250 millones de dólares. Se sumó a la red de bicicletas públicas a disposición de los ciudadanos, el Metro y el Metrocable. Todas integran las zonas más vulnerables. Y se proyectan otros tres metrocables.

•••

La apuesta también es por la juventud. En Medellín viven 570,000 jóvenes. “Las políticas de juventudes se abordan usualmente desde los sectores y no desde las poblaciones. Nosotros cruzamos esta información para tomar las decisiones más correctas”, explica la secretaria de Juventud de la ciudad, Valeria Mejía.

Las políticas de jóvenes, dice, “se hacen desde, para y con los jóvenes. Ellos tienen en sus manos la construcción de la ciudad los próximos 50 años”. Otra mirada.

Medellín es otro camino para el desarrollo social.



Fondos internacionales
Desde hace una década, la ciudad cuenta con su Agencia de Cooperación e Inversión (ACI). Es la única urbe en Colombia con una entidad de este tipo. ACI le permite captar el financiamiento para catapultar diversos proyectos de la urbe. Los alcaldes, elegidos cada cuatro años, pueden impulsar los temas que deseen, pero la mirada a largo plazo se mantiene, explica Pablo Maturana, vocero de la agencia. Otra visión importante es que las mejores infraestructuras se destinan a las zonas más vulnerables; en este tema. el gobernador del departamento y el de la ciudad, a pesar de ser de grupos políticos distintos, se juntaron para crear líneas programáticas.

Datos
El área metropolitana de Medellín alberga a 2’400,000 habitantes. La urbe se ubica en un valle a 1,500 m s.n.m., dividida en 16 comunas y 249 barrios.

En un solo recibo llegan todos los servicios por pagar, a nombre de Empresas Públicas de Medellín. Esta firma invierte el 30% de sus utilidades para mejorar la infraestructura de la urbe.

El número de homicidios bajó de 380 por cada 100,000 habitantes, en 1981, a solo 27 en 2007.

En Medellín se reunieron los ganadores del concurso de jóvenes emprendedores BYCI de Bayer de Ecuador, Colombia, Venezuela, Perú

(*) Publicado en El Peruano el viernes 30 de octubre de 2015. 

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…